martes, 30 de diciembre de 2014

Objeto sexual

Tú, que tanto usas. Yo, que tanto me dejo. Morder, sangrar, usar.
Caigo.
Y tú tan alto, como si no te hubieses dado cuenta, como si no hubieses contado los centímetros que he perdido. Ahí sigues, tan lejano, tan rascacielos, aprovechándote de mis flacas adicciones, sabiendo la debilidad de mis instintos a las sucias maquinaciones de tus manos. Cómo odio cuando susurras una risa y la dibujas en mi ombligo, cuando dejo de ser, cuando paso a ser una esclava más de los pliegues de tu estructura, una esquizofrénica en busca de un signo menos ambiguo, de un tal vez en esta vida. Y vivo conformándome con una promesa, con otra caricia menos invernal. Pero en el fondo de mis espinas, mis heridas adoran tus engaños y duermen buscando otra emboscada, lanzándose en paracaídas al abismo de tus pestañas. O de tus pantalones.
Y te grito.
Y me callas.
Y te grito.
Y me desarmas.
Y vuelvo a ser el contorno de tu sombra, doscientos seis huesos espiándote mientras duermes.

Y te vas, gélido.





20 comentarios:

  1. Cuánta pasión en tan pocas palabras. Es arrollador. Admiro la fuerza que derrochas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, señorita :)
      La fuerza tiene que estar siempre presente. Gracias a la pasión, movemos el mundo.
      Un besito.

      Eliminar
  2. Hay una manera de vivir así como esa...sólo hace falta abrir más la mente.Y si no, conformarse hasta que las promesas se cumplan o se pierdan. Pero sentir de esa manera, sentir la debilidad y sentir esa adicción...
    Vale más vivir y morir cien veces, mil veces...a vivir sin sentir...
    Luego...ya recogeremos los pedazos ¿y qué?
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras sigamos existiendo en pedazos, ¿qué importa? Como dices, cuando sentimos, vivimos. Si nos rompemos, nos recomponemos y seremos más fuertes :)
      Un besito.

      Eliminar
  3. Fuerte contraste entre debilidad y poder. Estoy con Maman Bohème, ¿para qué vivir sin sentir?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión está en que no se podría vivir sin sentir. El mundo es loco, ¡dejémonos llevar!
      Un besito, Blanca.

      Eliminar
  4. Aprovechando las flaquezas porque ella también se deja, y no opone resistencia. Claro que ¿quien puede resistirse a ciertos encantos si saben tan bien a corto plazo? El peligro de las drogas...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando entra en juego la adicción... ¡estamos perdidos!
      Un besito, Elendilae :)

      Eliminar
  5. "Y vuelvo a ser el contorno de tu sombra, doscientos seis huesos espiándote mientras duermes."
    Me encanta la potencia que tiene el relato, su fuerza. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  6. Ella cede y se conforma con una promesa...un relato precioso, con muchísima fuerza.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella cede y no debería ser así. Pero es lo que muchas veces ocurre, lamentablemente.
      Un besito.

      Eliminar
  7. Creo que podría describir este texto como "sexy". La forma en la que has usado las palabras para transmitir sensualidad es algo increíblemente bello.

    <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te transmita esa sensualidad; era lo que tenía en mente cuando lo escribí :)
      Un besito

      Eliminar
  8. Tan intenso como magnífico. Subrayable lo leas por donde lo leas. Que sorpresa encontrarme algo así en estos primeros días del año. Aunque pertenezca al año anterior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, S, sólo siento y ya está :)
      Un besito.

      Eliminar
  9. Me encanta cómo lo terminas, transmite muchas sensaciones, no podría estar mejor.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marsé :)
      ¡Seguro que podría estar mejor!
      Un besito.

      Eliminar
  10. La piel de gallina con cada uno de tus textos.

    ResponderEliminar

Esta noche te espero mirando al sol ¡Venga valiente, salta por la ventana!