sábado, 14 de enero de 2012

Hoy es un buen día para volar.

Éramos pájaros... ¿Recuerdas?

Tú eras de los que vuelan a trescientos kilómetros por hora, y yo era de los más torpes. De esos que tropiezan siempre con las ramas, que se ciegan con los rayos de sol en verano, que se pelean con los patos por los gusanitos, que huyen de los niños en los parques y que se quedan en los tejados en medio de una lluvia torrencial. Siempre he sido un poco pusilánime, obtusa, con más curvas que rectas, con la dirección un poco desviada y con las alas desplumadas. Pero tú conseguiste hacerme volar. 

 


Devuélveme las alas. Las quiero.


Soy la peor asustadora de palomas. Lo sé.

3 comentarios:

  1. Jajajaja, ¡qué bella en el video!
    Las alas ya las llevas, encanto. Desempólvalas.

    Luz para ti.

    ResponderEliminar
  2. Que blog mas bonito! Me encanta, me encanta y me encanta. Te sigo ya! UN BESAZO

    ResponderEliminar

Esta noche te espero mirando al sol ¡Venga valiente, salta por la ventana!